El Sacramento de Matrimonio

Hoy en nuestra sociedad, hay mucha confusión acerca del matrimonio. Nos olvidamos de las claras enseñanzas de nuestro Señor y de su Iglesia que el matrimonio está reservado para un hombre y una mujer, que es de por vida, y que es un Sacramento de la Iglesia, donde la Iglesia puede bendecir la unión de dos Cristianos bautizados quienes empiezan una vida juntos como esposo y esposa. El sacerdote preside en la boda, pero es el hombre y la mujer quienes celebran el Sacramento del Matrimonio al entrar en un contrato entre el uno y el otro y el Señor. Su amor tiene que ser unitivo y procreativo, es decir, su amor tiene que estar dispuesto a recibir hijos. Aunque no todos los matrimonios pueden tener hijos, todos los Católicos tienen que mirar a los hijos como una bendición por la cual su amor es hecho realidad a través de una nueva vida. Los hijos son nuestro futuro, y sin ellos, no tenemos ningún futuro.

Talvez no es sorprendente que en el tiempo de Nuestros Cinco Mártires de Georgia, el gran Sacramento del Santo Matrimonio fue también malentendido. Las nuevas sectas Protestantes que se estaban formado en el siglo dieciséis hicieron el argumento que el matrimonio era solo un contrato entre dos personas y que el estado, y no la Iglesia, debería ser quien lo manejara como un contrato legal. Martin Lutero, un sacerdote que empezó la Reforma Protestante en Alemania y que eventualmente se casó con una religiosa, no estaba interesado en lo que la Iglesia tenía que decir acerca del matrimonio. El rey de Inglaterra, Henry VIII, quería un divorcio de su reina Española, Catalina de Aragón, y cuando el papa no se lo dio, el también rompió relaciones con Roma.

Independientemente de lo que los Protestantes dijeron, la Iglesia Católica se mantuvo firme en decir que el matrimonio es un Sacra-mento ante los ojos de Dios, y que es algo que no se puede tomar a la ligera. Y así, cuando el príncipe del Guale, Juanillo, insistió que podía tener varias esposas y que la Iglesia lo debía aceptar, nuestros misioneros Españoles heroicamente defendieron las enseñanzas de la Iglesia. Es por esta razón, por la que ellos fueron hechos mártires.

Como Católicos, la enseñanza de nuestra Iglesia acerca del matrimo-nio ha estado en conflicto con las ideas pasajeras de la sociedad, pero nosotros debemos ser voces estables en nuestro tiempo y sociedad. Nosotros debemos defender la verdad del Sacramento del Matrimonio el cual es un signo de como el Señor ama a su novia, la Iglesia. En el día de hoy, cuando nosotros defendemos el matrimo-nio, nos podemos encontrar, tal como nuestros mártires de Georgia, en conflicto con la locura de nuestro mundo.

Contact Information

Credits/External Links
REPORTATIO SUPER MARTYRIO SERVORUM DEi PETRI DE CORPA ET SOCIORUM EJUS ANNO DOMINI 1597 IN FLORIDA OCCISORUM (Editio Tertia "Positionis", 7 Maii 2002)
The First Georgia Missions: Our Southern Catholic Heritage, Dr. Paul Thigpen and Katherine Ragan. Illustrations by Pamela Gardner, based on the retablo by Dan Nichols. This retablo is part of the parish patrimony of Our Lady of the Mountains Catholic Church in Jasper, Georgia

Join the Cause!

Donate

Children's Resources

Copyright © 2018- The Roman Catholic Diocese of Savannah
2170 East Victory Drive, Savannah, GA 31404-3918
site by Sans Sheriff Studio